2 de diciembre de 2016

DERECHOS HUMANOS:"NO ES LO MISMO"



  Ayer, 1 de diciembre del 2016, en la sede del Colegio de Abogados de Las Palmas G.C. tuvo lugar el acto de clausura del I Taller de Derechos Humanos y Periodismo de Cruz Roja Española, en el que 16 alumnos-as de 4º ESO han visto reconocido su trabajo, una redacción sobre los derechos humanos, con la publicación del mismo en diferentes medios de comunicación a lo largo de este mes de diciembre.
  Los tres mejores artículos de opinión, de esos dieciséis, fueron leídos en la tarde de ayer por sus autores y autoras.
  A continuación podrán leer uno de ellos, escrito por Alba Xiaoyang Reyes Concepción y, en días sucesivos intentaré publicar alguno más. Se da la circunstancia,de que este texto hoy ha sido publicado en el periódico "La Provincia", el problema es que no está completo, así que me ha parecido adecuado incluirlo en este blog tal y como lo escribió Alba.
  Para mi ha sido muy grato asistir al acto de ayer, no sólo porque Alba es mi hija, sino también porque es maravilloso escuchar a estos jovencitos leer sus composiciones sobre algo tan importante como son los Derechos Humanos". 

                                                         "NO ES LO MISMO"
.     El 10 de diciembre de 1948, en París, tuvo lugar la Declaración  Universal de los Derechos Humanos, que en sus 30 artículos recogía los que consideraba básicos. A día de hoy, a la vista de los acontecimientos que ocurren a diario en el mundo, ¿tiene ese documento alguna validez real?.
  Cuando era más pequeña, mi madre no me permitía ver ni películas ni noticias que tuvieran algún contenido violento. Decía que si me acostumbraba a ellas me haría insensible y sería incapaz de "sentir el dolor ajeno" y creo que tiene, al menos, un poco de razón, quizás mucho más de lo que yo imaginaba.
  El año pasado se me encendió una lucecita cuando ocurrieron los dolorosos atentados de París y entendí lo que mi madre decía.
  Los medios de comunicación le dedicaron a este asunto muchas horas, muchos artículos y muchas imágenes, pero me percaté de que en otros lugares del mundo ocurrían  situaciones parecidas e incluso peores y con más frecuencia, y sin embargo, no se le daba la misma importancia. Así que me empecé a preguntar: ¿Por qué se le da más consideración a los atentados en los países occidentales o que pertenecen al "Club de los Privilegiados" que a los demás?. ¿ Por qué las desgracias de unas personas, dependiendo del país del que se trate, son más terribles, más tristes ?.
  Creo que en general, las noticias referidas a Occidente se nos presentan de forma más dolorosa, y no estoy de acuerdo con esto. Una vida humana vale lo mismo en cualquier lugar del mundo.
  Los medios de comunicación nos suelen mostrar claramente esas diferencias.  La imagen de un osito de peluche en medio de cientos de flores y de dedicatorias, parece impactar más que la de un niño ensangrentado en brazos de su padre, corriendo entre las ruinas de Palestina. La justificación para esta actitud suele ser tan simple como decir que ese hecho ocurre casi a diario en ese país, por tanto "no es noticia", "no es novedad",  o porque sucede a una distancia mayor que otros que se encuentran más cerca de España y tienen costumbres similares a las nuestras. Pero yo no dejo de plantearme que, por esa misma razón de "frecuencia", se les debería dedicar más tiempo.

  ¿Qué se está enseñando a los lectores de periódicos o a los telespectadores con esta desequilibrada información?. Esto es aún más grave si pensamos que muchos niños ven la televisión sin ningún control por parte de los adultos.

  El "impacto" de una foto donde se muestra la soledad, la tristeza, el dolor de la muerte de un niño o de un adulto sirve a veces para que la gente tome conciencia del sufrimiento ajeno, pero eso dura muy poco, quizás un día, porque al siguiente otra ocupará  ese lugar. Parece que la sociedad se está acostumbrando no solo a la violencia sino también a ese trato discriminatorio de los seres humanos.
  Existe la  declaración de Derechos Humanos, pero ¿ de verdad creemos en ella? ¿La llevamos a la práctica?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario